el periplo
navegaciones realizadas
para ir leyendo...
lugares
tripulaciones
comentarios
bitácora

vuestros comentarios...

hemos creado este apartado como punto de encuentro entre todos los que nos acompañáis en nuestra singladura por los mares de ítaca, ya sea navegando en el “turquesa” o desde la red. vuestras palabras serán brisa fresca que impulse este proyecto.

para publicar un comentario, solo tienes que enviarlo a la dirección de correo electrónico comentarios@maresdeitaca.es

tod@s sois bienvenidos

fecha:

19/11/ 2008

enviado por:

maresdeitaca.es

desde:

a coruña

comentario: declaración de intenciones

desde el final del muelle, acodado sobre el verdín que cubre la piedra, tiendes la mirada lánguida sobre el océano. la imaginación se acopla a la cansina respiración de las olas y deseas zarpar. abrirte al mar, izar el aparejo, darle la aleta a la brisa, acompasar tu vida al ritmo de las olas. te repites las palabras de Melville: “Cada vez que me sorprendo poniendo una boca triste. Cada vez que en mi alma hay un noviembre húmedo y lloviznoso, entiendo que es más que hora de hacerme a la mar, tan pronto como pueda”

en mayo nos hacemos a la mar. desde galicia. navegando en pos de versos escritos sobre el viento; en busca de las ciudades invisibles que cada uno de nosotros llevamos dentro: experiencias y conocimiento.

mil y un viajes en un solo viaje: de fisterra a ítaca; del faro de hércules al de alejandría; de la espumosa foz del río del olvido a las dulces riberas del meandro; del áspero mar del orzán al vinoso ponto de los jonios. de isla en isla y de puerto en puerto, a medio camino entre la razón y la imaginación, como en una gran rayuela trazada sobre el mar, en la que con un poco de pericia y otro poco de buen azar, jugamos a que la vida se llene de mañanas de verano, y de la alegría de arribar a puertos desconocidos.

fecha: 21/11/2008

enviado por: silvia f.

desde: a coruña

comentario:

Miro con envexa o teu novo proxecto e, malia non poder demorarme agora en coñecelo a fondo, non me resisto a mandarche o poema de Ítaca por excelencia, o de Cavafis. Con certeza xa o has de coñecer, mais nunca está de máis lelo de novo. Considérao unha forma de agradecemento pois foi grazas a ti que hoxe volvín a el, na versión do amado José Ángel Valente. O propio poema, como Ítaca, contén o verdadeiro significado desta viaxe que é a vida. Desfrútao, amigo.

Apertas:

Silvia

-----------------------------
ÍTACA

Cuando hacia Ítaca emprendas el viaje
pide que el camino sea largo
y rico en aventura y experiencia.
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
ni al airado Poseidón temerás nunca.
Jamás se cruzarán en tu camino
si alto es tu pensamiento y sin bajeza
la emoción de tu cuerpo y de tu espíritu.
Jamás encontrarás a lestrigones
ni cíclopes ni al airado
Poseidón si en tu pecho no los llevas
y no es él quien los alza ante tu paso.

Pide que tu camino sea largo:
que muchas veces tengas la alegría,
la delicia de entrar en las mañanas
del largo estío en puertos nunca vistos.
Detente en los emporios de Fenicia,
compra objetos hermosos:
madréporas, corales, ámbar, ébano,
voluptuosos perfumes (de éstos lleva
cuantos puedas contigo). Vete a Egipto,
visita allí muchas ciudades,
con avidez aprende de los sabios.

Que Ítaca siempre en ti presente sea
porque llegar allí es tu destino,
mas no por eso acortes tu viaje.
Pues mejor es que dure largos años
y en tu vejez arribes a la isla
con cuanto hayas ganado en el camino
sin esperar que Ítaca te enriquezca.

Un hermoso viaje te dio Ítaca.
Sin ella no emprendieras la jornada.
Pero otra cosa más no puede darte.

Aunque pobre la encuentres no hay engaño.
Rico en saber y en vida has comprendido
lo que tales Ítacas significan.

Constantinos Cavafis (1863-1933)

Versión de José Ángel Valente en José Ángel Valente (2006): Obras completas I. Poesía y prosa, ed. Andrés Sánchez Robayna, Barcelona, Círculo de Lectores/Galaxia Gutenberg, pp. 625-626.

fecha: 23/11/2008

enviado por:

maresdeitaca.es

desde: a coruña

hola silvia:

muchas gracias por el poema. no soy lector de poesía, pero este texto me acompaña desde que, hace años, un amigo me lo regaló. no conocía esta traducción -¡qué bonitos endecasílabos!-, y me gusta mucho más que cualquier otra que haya leido.

un beso desde los mares de ítaca

 

fecha: 26/04/2009

enviado por:

maresdeitaca.es

desde: a coruña

Le he regalado hoy sus ojos al Turquesa; dos “oculi” ondulados, encejados por las amuras, a popa de la afilada roda.

Fenicios, egipcios y griegos, tres mil años de navegantes han confiado en que esos ojos librasen a sus naves de toda calamidad; así confío yo en que esta nueva mirada de oro sepa advertir Cíclopes y Lestrigones, o el variable humor del airado Poseidon.

Hay curiosidad y misterio en esos ojos, también un gusto por vagar, perezosa y dulcemente.

En su retina curiosa atesora estos días los colores cambiantes de la luz de La Marina, los brillos de las mil ventanas enmarcadas en madera blanca, el acento agudo y triste de las gaviotas coruñesas que en estas tardes de abril sobrevuelan en recien formadas parejas la ensenada. Una mirada que aprende las cien formas de llover en nuestro puerto y capta el olor que el agua excita en el granito y la madera. Futuros recuerdos que algún día habrán de guiar el regreso a esta pequeña península atlántica desde los lejanos mares levantinos.

Cuentan que el buen Borges, admirando el templo dedicado a Poseidón en Selinunte, le dedicó a aquel unas palabras: “No hay una sola cosa en el mundo que no sea misteriosa, pero ese misterio es más evidente en determinadas cosas que en otras. En el mar, en el color amarillo (dorado, pienso yo), en los ojos de los ancianos y en la música…” Quiero ver en la mirada del Turquesa el movimiento y la continuidad del mar, la luz del sol que acaricia la tierra y levanta brillos dorados en las sonrisas de mujeres que esperan en lejanas islas, en la presencia de ese benéfico soplo oriental, experiencia cansada y apacible, que durante siglos nos ha impulsado a preguntarnos lo que somos, en la inabarcable armonía de las estrellas…

Experiencia y conocimiento; el mozo Ulises, según la versión de Cunqueiro, pidió a Laertes que le regalara el mar y al piloto Foción que le enseñara a mirarlo. Ansiaba adquirir en sus viajes “vagos saberes de perezosos soñadores”. Y así aprendió el antiguo lenguaje que es el mar, y a reconocer a los vientos por sus nombres, el noble arte de marear, la fábula y el teatro, a distinguir las cualidades de la sombras, y entre ellas las que propiciaban los más agradables sueños, el valor de la palabra dada, es decir el de uno mismo, y el de la amistad. Por fin, conoció a Penélope y supo qué era el amor.

fecha: 24/05/2009

enviado por:

Ricardo

desde: a coruña

Querido skipper, hoy en tu tierra “gashega”, que es la mía por adopción, repaso los días que tuve la suerte de compartir contigo, puertos, singladuras, buenos momentos, y “nubes verdes”.

Las fotos me recuerdan el día de la Feria del Puerto, las sevillanas bailadas por esas gentes, ¡¡ qué tronío!!, los trajes de faralaes, el rebujito con el pescaíto frito, y la despedida de Pablo por la mañana, llevando para Galicia, los dos jamones de la Alpujarra.

La fondeada en Algeciras con tanto mercante maniobrando por los alrededores, la vista de La Roca, y los catamaranes que cruzan como flechas el Estrecho.

Muy buena visibilidad, dos continentes, uno a babor y otro a estribor.

Viento, velas, ay! como me costaba el Génova. Ya veo que tu también te acuerdas por el Cuaderno de Bitácora.

Descanso en Fuengirola, restaurante alemán, salchichas variadas, (estaban buenas, sí señor).

Ya somos tres, Jaime después de un raid maratoniano, está con nosotros.

Fondeados vemos como el cemento se ha comido prácticamente a la naturaleza, esperamos que la nueva ley de costas, bla bla bla …………

Desde luego, me he olvidado de preguntarle a Jaime cuántos ocho mil había escalado, porque lo de Almerimar !!!!!, parecía que estaba en su salsa, luego cervecita y revista a la flota.

Sabeis más de yates, que Alonso de coches, y si algún día me compro un barco, que sea un Halberg Rassey.

Cenamos con Carmen, un encanto de persona y buena amiga compruebo, se ha acercado desde su lugar de vacaciones para vernos y nos ha pegado una pasada al billar.  

Navegamos, desembarca Jaime en Almería y continuamos rumbo a …..????, mares de Ítaca, se hace noche.

Me despierto en Cartagena.

Submarino Peral, muralla de Carlos III, una deliciosa pizza en el Ristorante “La Tagliatella”, solución de la avería de la toma de agua salada, y, ……….. no me entero hasta Madrid, el día que desembarco, de la muerte de un Uruguayo universal, aquel que escribió un libro que se titulaba “La vida, ese paréntesis”.

Se nos fue Mario Benedetti.

Decía: Lo malo de la realidad y también de la poesía es su punto final. Como éste.

Un abrazo Ulises, te sigo

fecha: 24/05/2009

enviado por:

maresdeitaca.es

desde: formentera

hola Ricardo,

muchas gracias por tus comentarios.

Un abrazo desde el Turquesa rumbo a ítaca

fecha: 01/07/2009

enviado por:

almudena

desde: oleiros - a coruña

De Mahon a Portoscuso:

Ya de vuelta tras este maravilloso paréntesis en mi alborotada vida, todavía me queda ese agradable sabor mediterraneo que lo envuelve todo. El primer contacto con tierras menorquinas y esa pizza de cena en un autentico italiano nos auguraba la feliz travesia que tuvimos por ese "Mare Nostrum" hasta tierras sardas. Fondeo en CalaTaulada con barbacoa y besugo al agua incluido; visita a la Fortaleza de La Mola y tras la incorporacion del tercer tripulante Jaime, nos dirigimos "viento en popa a toda vela" hacia la Isla de Cerdeña. Las guardias fueron repartidas entre los profesionales, por lo que a mí me tocó la durísima labor de disfrutar de la travesía. Seis de la mañana, ya hace rato que se avista Portoescuso. Atraque, despedimos a Jaime y tras una duchita, nuestro primer Capucino! El resto del día de descanso merecido a nuestro Patrón Felipe, buon pranzo, gelatto e passegiata. No puedo imaginar una forma mejor de pasar unos dias de vacaciones.

Gracias Felipe, gracias Turquesa. Almudena

fecha: 01/07/2009

enviado por:

maresdeitaca

desde: carloforte - cerdeña

gracias a tí, Almudena, por ser como eres.

un beso desde Carloforte, rumbo a Ítaca

fecha: 18/07/2009

enviado por:

manuel g.

desde: madrid

Estimado Felipe,
 
Gracias por vuestra estancia en el Turquesa, que de verdad me han venido genial y me fui con verdadera pena.. yo llegué ayer a barajas a las 2 de la mañana y luego hasta villalba, las 3 de la mañana más o menos...
 
Cuenta conmigo para nuevos viajes..., por mi parte, subiré las fotos a algún servidor para que las podais descargar.., no son muy buenas..., pero alguna valdrá
 
 La verdad es que las despedidas no son mi fuerte...
 
Espero que vuestra travesía os vaya tan bien como hasta ahora y llegueis sin ningún problema a Itaca..,
 
Saludos
 
Manuel G.

fecha: 19/07/2009

enviado por:

maresdeitaca

desde: cefalú-sicilia

Hola Manuel,
 
muchas gracias por todo. Navegar contigo en el Turquesa ha sido también un verdadero placer.
 
Estamos en contacto, Un abrazo,
 

fecha:21/07/2009

enviado por:

puri

desde: moaña-ría de vigo

Dia 8 julio.. despues de un estupendo paseo por todas las marinas de Trápani llego a "Viento de Mistrale" que curiosamente es la marina más alejada.. llego acelerada y muy contentiña.
Conozco al patrón y a los otros dos tripulantes.. admirando el Turquesa ¡¡ qué lindo es !!
 
A partir de este momento el tiempo se para y disfrutamos de cada nueva conquista: Trápani, Favignana,Segesta,el mar de Castellamare,Selinunte,impresionante puesta de sol en la subida a Erice,SanVito lo Capo, Scopello, La Reserva del Zingaro, Palermo..... El viento se empeñó en plantarnos cara y hemos pecado un poco navegando contra él...
 
He disfrutado de compartir cervecitas y gin-tonic con Pablo.. De mis eternas discusiones con Felipe sobre qué es más rico, los Carbonara o los Carbonata (esto aun esta por demostrar).
He compartido confidencias con Manuel, mi cromagnon particular... Y sobre todo he disfrutado cada instante de mi convivencia en el Turquesa. Gracias chicos por hacerme sentir entre amigos, os echo de menos !!!
 
Dia 16 julio.. no me quiero irrrr !!!!!
 
Bikiños desde Galicia: Puri.

fecha: 23/07/2009

enviado por:

puri

desde: moaña-ría de vigo

FELICIDADEEESSSS !!!! hoy es tu cumple y espero que tengas un relajado dia de sol  y buen viento ...
 
Tomate las cosas como a ti te gusta y disfrutalas mucho que tiempo tendrás de actualizarlo todo....
 
Para mí han sido unas vacaciones estupendas, eres un gran patrón, chef y cicerone. Muchas gracias por todas tus atenciónes que han sido muchisimas.. muchisimas..
 
Un besiño grande
 
Puri

fecha: 24/07/2009

enviado por:

maresdeitaca

desde: taormina-sicilia
Hola Puri,
 
muchas gracias por tus palabras. Habrás visto que tengo la bitácora un poco olvidada y sin actualizar, pero te aseguro que en los próximos días pondré todo al día y por supuesto que colgaré también tu comentario.
 
Ha sido un placer navegar contigo en el Turquesa.
 
Un beso,

fecha: 18/08/2009

enviado por:

luisjo

desde: madrid

Ya estamos en Madrid. Todo clavado.

Aquí hace un bochorno del carajo.

¡Queremos volver!

Un abrazo

fecha: 21/08/2009

enviado por:

carmen g.

desde: venecia

Un beso desde Venecia. La estoy disfrutando pues está cumpliendo mis expectativas, pero echo de menos los días del Turquesa.

Gracias por las maravillosas vacaciones,

Besos,

Carmen

fecha: 30/08/2009

enviado por:

gastón

desde: coruña

Hola, ¿qué tal?

Por aquí en Coruña muy buen tiempo.

Me lo he pasado súper bien, la gente encantadora y tu trato y paciencia, un diez.

Gracias y un abrazo,

Gastón

fecha: 04/09/2009

enviado por:

antonia

desde: palma de mallorca

Hola,

el viaje me ha cargado de energía positiva y buenos propósitos. He visitado la web y me ha encantado. Eres genial y te quedas con cada detalle. Os echo de menos.

Boas noites y gracias por este viaje,

Besos

fecha: 02/01/2010

enviado por:

marisa

desde: coruña

es una pena que en ese  periplo tan renovador, no tengamos ocasión de hacer comentarios sobre esos libros que te has leido y que yo todavía no. pero como
todo lo bueno se contagia,volveré a leer a virgilio, desde
hace 50 años que no lo hago, seguiré con homero y..........
quizás pueda enrolarme simbólicamente en el turquesa,
ese barco en el que viaja un escogido de de la diosa del mar. un abrazo desde mi pequeño puerto...

fecha: 02/01/2009

enviado por:

ricardo

desde: coruña

Ayer, que es como decir, hace 30 o 40 años, una de mis estaciones costeras favoritas cuando navegaba por el Mediterráneo, era Trápani Radio, por su rápida respuesta cuando requerias sus servicios, por la amabilidad de sus operadores y porque practicaba el lenguaje de mis mayores. Leyendo tu "Bitácora", me viene a la memoria la costa siciliana, el Estrecho de Mesina, los ferrys cruzando continuamente, los marineros tirando por la borda botellas con mensajes, la gente saludando a los barcos desde la playa, las fondeadas en Augusta para hacer consumo, etc, etc. 
En fin, nostalgia. Que siga aprovechando il fruto di mare.
Un abrazo 

fecha: 03/01/2010

enviado por: maresdeitaca

desde: coruña
muchas gracias a ambos

fecha: 23/05/2010

enviado por: belén

desde: meirás

Hemos estado de viaje navegando por el mar Egeo recorriendolas Islas Cícladas, a bordo de un velero de 13 metros de eslora durante una semana...toda una aventura...ahora pienso ¿cómo no lo habremos hecho antes?..

Gracias Turquesa, por enseñarnos una forma de viajar y conocer tan diferente y tan auténtica...

Gracias Felipe, por tu buen hacer como navegante, tu prudencia y sobre todo, por tus múltiples atenciones...

Gracias Pablo (no tienes nada de malaka), porque te conocimos a bordo y te portaste como un auténtico amigo. Esperamos que sea para siempre..

Gracias César, por animarme a hacer este viaje..

César me dijo al volver ¿quién sabe? Tal vez podamos repetir...

 

fecha: 29/05/2010

enviado por: maresdeitaca

desde: parteni - leros

Hola Belén, muchas gracias por tu comentario.

Ha sido muy agradable y emotivo navegar con vosotros por este mar de islas, desde el Pireo hasta Mykonos.

Ojalá se cumpla ese deseo y podamos repetirlo en otra ocasión.

fecha: 29/05/2010

enviado por: maresdeitaca

desde: parteni - leros

Esta mañana he varado el Turquesa en Parteni. Ha quedado en su cuna, descansando después de un mes de navegación por aguas griegas.

Hemos cumplido nuestro objetivo, cambiar la base de operaciones del mar Jónico, por esta otra de la isla de Leros en el Dodecaneso. Además, hemos disfrutado a fondo de la navegación por este inmenso mar de islas. Treinta días que han servido también para poner el barco a punto, ajustarlo después del parón invernal. Pequeños detalles con el equipamiento, el motor o la electrónica que han quedado perfectamente afinados.

Las tripulaciones, como viene siendo la norma en el Turquesa desde que hace más de un año salimos de Coruña, han estado chapeau. No sé qué es lo que tiene este barco que impregna a los que llegan de un fabuloso espíritu positivo, solidario y generoso. Un espíritu que fluye... O quizás sea al contrario, tanta gente positiva, solidaria y generosa ha pasado por el Turquesa, que la vida a bordo de éste no podría ser de otra manera. Sea como fuere, nuestro agradecimiento, el del Turquesa y el mío propio, por haber compartido con nosotros estos días de mayo en la hermosa Grecia.

Todo esto no es un verdadero epílogo, sino un breve hasta pronto. A finales de junio, el Turquesa volverá adonde mejor se siente, al mar, y si Eolo y Poseidón lo permiten, en julio estaremos ya navegando por las islas del Dodecaneso, preparándonos para dar el salto a Turquía a finales del mismo mes, o a primeros de agosto.

A tod@s, hasta pronto.

fecha: 01/06/2010

enviado por: carmen

desde: zarzalejo

Felipe, gracias por todo, me lo pasé estupendamente, de hecho volveré!! En plan Escarlata Ohara!!, je, je. Me ha encantado el viaje, ha sido variado, me ha permitido desconectar durante unos días. Ahora estoy de nuevo en la "vida real", pero bueno.. ya se sabe, lo bueno y breve..

Espero que tu próximo viaje sea estupendo y sigas descubriendo calitas y sitios.

Un abrazo
Carmen

fecha: 01/06/2010

enviado por: maresdeitaca

desde: a coruña

Muchas gracias por tus comentarios, Carmen.

Espero volver a verte algún día a bordo del "Turquesa".

fecha: 08/08/2010

enviado por: enrique

desde: barcelona

Hola a todos navegantes,

Como previsible, el regreso al cotidiano es intenso y demoledor,
especialmente cuando los dioses te acercan al olimpo pero luego te
regresan donde los mortales ignoran que el sol al horizonte marca el
inicio y el fin de cada vida, cada dia. Si Manolis es capaz de vibrar
con una nueva vida cada nuevo dia, rodeado de mar, mar, mar, cabras,
algo de familia y un puñado de turistas aleatorios despistados,
disfrutando de la esencia hedonista humana, es que la vida es
complejamente simple. Los dias pasan rapido, aun mas en territorio
excesivamente humano (¿o inhumano?), la vida pasa rapida y nos queda
una vida hecha de momentos. Estos dias atras, momentos divinos,
momentos misticos, momentos intensamente humanos y, por supuesto,
momentos martini dan un cierto sentido a vidas cotidianas. Ha sido un
placer compartir tantos momentos aleatorios con todos; es siempre
hermoso sentir que la amistad fluye en el mar igual que fluye en la
vida; es emocionante asomarse a las encrucijadas de la vida, propias y
ajenas. La rutina es el peor enemigo de los momentos; la rutina puede
hacer tambien la magia de la vida. La rutina me ha invadido de nuevo
en estos pocos dias, por eso tardo en escribir, por eso escribo poco,
por eso echo de menos dosis de magia, por eso me rebelo contra la
rutina. Espero q esteis todos bien a vuestro regreso a vuestros
origenes; os he echado de menos y mi alma añora ahora muchos momentos.
Os espero en Barcelona, junto a un Mediterraneo que aqui casi ha
dejado de existir, siempre que querais, siempre q los dioses no me
lleven a otros mares.

De regalo, un tema clasico, casi olvidado, q marco una epoca (para
algunos) y una ciudad, q por azares varios, me habeis hecho
reencontrar y revivir curiosamente....

fecha: 08/08/2010

enviado por: rosa

desde: madrid
Hummmm...
"la vida, complejamente simple..."
"la vida pasa rápida y nos queda
una vida hecha de momentos..."
"emocionante, asomarse a las encrucijadas de la vida, propias y
ajenas..."

Mi querido Enrique,
Muchas gracias por tus palabras -bellamente armadas, como siempre- que me transportan de nuevo al Turquesa, a las aguas claras y a los deliciosos momentos compartidos (Wowwww... :)

Yo también echo de menos la magia de lo que vivimos (mmm.. Leros...). Aunque, para mi asombro, desde que llegué, me he sorprendido disfrutando del mismo espíritu sereno que, por arte de Felipe (¿sabiduría, arte..?), reina en el Turquesa, y que -lentamente- ha ido invadiendo mi agitado ritmo para llevarme a aguas tan serenas como nunca imaginé en mi vida diaria.

Tal vez es la magia de Leros, que ha decidido no abandonarme. O que aquella magia ha decidido descubrirme la magia de cada uno de los instantes cotidianos a los que la costumbre les había sustraído su fuerza.. Quién sabe.. Pero lo cierto es que no echo de menos dosis de magia alguna. Por lo que en lugar de rebelarme contra nada, simplemente me descubro de vez en cuando sonriendo, ampliamente, sin motivo especial alguno, y sintiéndome inmeeeensamente feliz... (como si bañándome en las cristalinas aguas de Kalimnos, Psérimos o Arki -sin pudor, eso si- me encontrara... :)

Como cuando fui a Groenlandia, tengo la contínua sensación de que sigo allí, esta vez en el mar Egeo... Tal vez lo que ocurre es que, una vez descubierta, la magia no te abandona y te acompaña para siempre... Ójala esos dioses de los que tú hablas decidan que sea así... :)

Un abrazo fuerte a todos,
Y muchos recuerdos desde España a nuestro querido "capi", de su querida "tripu"

Rosa

fecha: 08/08/2010

enviado por: maresdeitaca

desde: symi

Hola Enrique, hola Rosa!!!

muchas gracias a los dos por vuestros generosos comentarios.

En el Turquesa se os echa de menos desde el mismo momento en que os fuisteis.

Sed felices!

fecha: 10/08/2010

enviado por: manuel

desde: madrid

Jueeeerrrrr

Sois incorregibles.., Por mi parte el viaje que empezé en el Turquesa hace un año continua descubriéndome nuevas cuestiones. Yo simplemente sigo allí pero estando aquí, una rueda más en mi vida, muchas personas en mi corazón, que me transmiten nuevas sensaciones, experiencias, sentimientos vividos intensamente hasta quedar exhausto una vez más, es lo que tiene vivir lo que me gusta con pasión, y todos ellos los llevo conmigo cada noche al apagar la luz, y cada día al despertar, de la forma más íntima que nunca imaginé…   Ahora toca izar velas, soltar amarras, levar el ancha de mi espíritu, y seguir navegándome una vez más hacia un mundo de felicidad. El año que viene que volveré quién sabe si en Túnez, Sicilia, o nuestro golfo de Cádiz.., lo más importante es el mar y la paz que envuelve al Turquesa y que me llama cada día

  ...Cuarentones en crisis…, Felipe, diste en el clavo!! ;-)  

Como no podía ser de otra manera, para terminar un recuerdo que irremisible a todos nos une.., cerrad los ojos, y disfrutad…  

http://www.youtube.com/watch?v=NwYPSFDzUqg   And next with lyrics…: http://www.youtube.com/watch?v=DHJCwH8uuwo  

Take your time…   Kisses for everyone… xxxx, Turquesa also tooks one  

Manuel, following the sun

fecha: 12/08/2010

enviado por: maresdeitaca

desde: datça
Hola Manuel,

muchas gracias también a tí por tus comentarios.

Un abrazo,

Felipe

fecha: 06/09/2010

enviado por: lorea y jorge

desde: donosti
A pesar de vivir a escasos kilometros de la costa cantábrica, este viaje ha supuesto nuestro pequeño "bautismo" en la vela. Para tal ocasión no podía haber mejor mar que el Egeo ni mejores costas que las del Dodecaneso. Para dichas aguas no podia haber mejor velero que el Turquesa e indudablemente no podía haber, para tal ocasión, mejor anfitrión que Felipe.
 
Eskerrik asko.
jorge y lorea

fecha: 06/09/2010

enviado por: lorea y jorge

desde: donosti
Yasu Felipe!!!
¿Que tal resultó la vuelta a tu tierra? Nosotros aquí ya casi metidos en la rutina de siempre pero con el recuerdo de los estupendos días que pasamos en el Turquesa. Esperemos tengas una buena entrada y que siempre mantengas ese entusiasmo y cariño por la mar y el Turquesa, al fin y al cabo esa ilusión es entre otras cosas lo que nos permite levantarnos todos los días con alegría. Desde Donosti te queríamos saludar y desearte lo mejor para tu próxima singladura, allí donde quiera que sea y como no, mandarte un fuerte abrazo (de Jorge) y un besote (de mi parte). Y por supuesto, aquí tienes las puertas de nuestra casa siempre abiertas para que cuando quieras tú y tu moza nos hagaís una visita. Con cariño:

Lorea y Jorge.

fecha: 07/09/2010

enviado por: maresdeitaca

desde: coruña
Muchas gracias por vuestras palabras. Para mí también fue un placer compartir esos días en Grecia con vosotros. Seguro que algún día, en algún lugar, volveremos a encontrarnos.
 
Hasta entonces, me apunto a la fórmula, un abrazo para Jorge y un besote para Lorea.
 

fecha: 07/09/2010

enviado por: maresdeitaca

desde: coruña

Ha llegado el día. Toca volver a España. He vuelto a dejar al Turquesa solito en el varadero. Desnudo de casi todo. Pena.

El verano ha pasado rápido de nuevo. Muchas menos millas navegadas que el año pasado, más tiempo para pararse en los lugares y conocerlos, para aproximarse a los isleños, para que poco a poco tu rostro también les resulte familiar. Este aspecto social del viaje, prácticamente inexistente el año pasado debido a las grandes distancias que tuvimos que navegar, ha resultado altamente gratificante este verano. Arribar a un puerto conocido y que en la taberna habitual te saluden con cierta familaridad, que los marineros conozcan tu barco, que algunas personas incluso recuerden tu nombre... En la incertidumbre del viaje, son éstos detalles que te acercan a las pequeñas certezas de la vida.

En esta zona del Egeo hay que evitar las islas grandes: Samos, Kos y Rodas. Lamentablemente son las que más conexiones aéreas y marítimas ofrecen. Bien, utilizarlas como punto de llegada y lo antes posible escapar. Huir hacia las pequeñas islas como Agathonisi, Fourni, Arki, Lipsi, Marathi, Nísiros, Chalki, o a las medianas como Patmos, Leros, Kalymnos o Symi. Mi recomendación es navegar por el archipiélago inmediatamente al norte de Leros. Las islas presentan costas muy recortadas, con multitud de fondeos, pequeños puertos, y las distancias están siempre entre las 10 y 20 millas, siempre con algún puerto o fondeadero seguro cerca en los que refugiarse cuando el Meltemy se pone cabroncete. En la parte sur, ya lo he dicho, las distancias son mayores, el calor y la humedad aprietan bastante más, los fondeaderos son escasos, y aparte de Symi, Nísiros y Chalki (esta última quedó pendiente), el resto es fácilmente prescindible. A Rodas, nunca más.

Os pego a continuación unos párrafos del Breviario Mediterráneo, de Pedrag Matvejevic (la referencia completa está en el apartado "para ir leyendo"), que creo que vienen bastante a cuento:

"Las ISLAS se diferencian no sólo por el tamaño o la forma, sino por cuánto dista cada una del continente, cómo es el canal que las separa, si se puede cruzar remando o a nado. De algunas islas diríase que flotan o se hunden, de otras que están ancladas o petrificadas. Unas semejan fragmentos incompletos arrancados del continente, otras como si se hubieran separado a tiempo de la costa y se bastaran a sí mismas. Las hay que han caído en la ruina y en el desorden más completo, mientras que en otras todo parece en su sitio y da la impresión de que es posible establecer el orden ideal. A las islas se les atribuyen características, propiedades y actitudes humanas: unas son solitarias, silenciosas, sedientas, desnudas, desiertas: otras ignotas, encantadas, pobres; las terceras, sin embargo, son felices o bienaventuradas. Las de aquí están preocupadas, las de allá, despreocupadas. También se clasifican según los lazos que mantienen entre ellas. La antigua Hélade conocía dos modelos básicos: las Espóradas y las Cícladas. Probablemente también han servido de modelo para las órdenes monásticas y cofradías, para los cenobitas y anacoretas…

Las islas también son lugares de recogimiento y sosiego, de arrepentimiento y de expiación, de reclusión y de exilio. En ellas se erigen monasterios, prisiones y asilos, instituciones que revelan o confirman las pasiones y las rarezas isleñas. Incluso las más afortunadas de ellas, como la Atlántida, se hundieron en las profundidades marinas con sus tesoros. Prácticamente todas las islas esperan que suceda en ellas algo importante o insólito: que fondee un barco de un lugar desconocido, que desembarque una tripulación con buenas noticias, que un capitán anuncie algo distinto. Parece que los isleños tienen más tiempo para esperar que los demás, la espera es quizá la característica de su tiempo. Antaño se enterraba a los muertos en islas que se consideraban intemporales. Un pasado glorioso y la vanidad que se deriva de esto han inducido a ciertas islas a rivalizar con el continente y a medirse con la época.

Los ISLEÑOS son menos frívolos que los oriundos de las costas vecinas. El mar no sólo los ha apartado de los otros, sino que los ha encauzado hacia sí mismos… Los isleños reciben mejora a los forasteros que los continentales, quizá porque cuando cruzan el canal ellos mismos se convierten en forasteros. Se acuerdan de que también han venido de alguna parte. Sueñan sólo mientras son jóvenes. Y comprenden muy pronto que ya es demasiado tarde para tener sueños. Miran al futuro como a un pasado repetido, la mejor parte del pasado…

Las PENÍNSULAS, no tienen la misma posición que las islas. Unos sostienen que la fortuna les es más propicia porque no están separadas; otros lo contrario, porque resulta más fácil anexionarlas al interior… No es más fácil abandonar una península que una isla, pero el deseo de marcharse no es siempre tan fuerte. No hay que aumentar ni disminuir las diferencias entre las islas y las penínsulas. Al Mediterráneo ni le beneficia ni le perjudica."

Hasta aquí hemos llegado. Con humildad agradezco a Eolo y Poseidón su benevolencia con el Turquesa, sus tripulaciones y su patrón. A ellos renuevo los votos debidos. A todos los que habéis navegado con nosotros este año, gracias de todo corazón.

fecha: 01/08/2011

enviado por: mariola

desde: estudioarteorzan
Qué vamos a decir. Ya estamos en casa (creo que llevamos aquí más de una semana) y aún los azules y los dorados (está bien, también los malvas) siguen tiñendo los días. Hemos incluido el queso y el pepino en nuestras ensaladas, y ya es la segunda vez que intentamos una suerte de musaka… Cuando el sol se va a poner, nos sentamos en una terraza con el suelo pintado de azul celeste, y saludamos a marineros que fuman en cubierta tranquilos, convencidos de que su barco pasará por el estrecho canal. A veces despierto de noche “..maldita cama, que no se mueve”, ella no tiene la culpa, claro, pero estaría tan bien que se balanceara un poco…
Como era de esperar, toda esa sobre estimulación está afectando a nuestro trabajo, ¡ya lo verás a la vuelta!. Muchas gracias por toooooooodo.

fecha: 07/08/2011

enviado por: jorge

desde: estudioarteorzan
EN MI OFICIO U HOSCO ARTE
En mi oficio u hosco arte
ejercido en la noche en calma
cuando sólo rabia la luna
y los amantes descansan
con sus penas en los brazos,
trabajo a la luz cantora
no por ambición ni pan
lucimientos o simpatías
en los escenarios de marfil
sino por el común salario
de su recóndito corazón.
No para los soberbios aparte
de la rabiosa luna escribo
en estas páginas rociadas
por las espumas del mar
ni para los encumbrados muertos
y sus ruiseñores y salmos
sino para los amantes, sus brazos
abarcando las penas de los siglos,
que no elogian ni pagan ni
hacen caso de mi oficio o arte.
DYLAN THOMAS

fecha: 07/08/2011

enviado por: maresdeitaca

desde: lefkada

Hola Mariola, hola Jorge.

El Turquesa y yo os echamos de menos. Ha sido un placer compartir estos días con vosotros.

Nos vemos pronto en Coruña y en vuestro blog: estudiodearteorzan.blogspot.com (¡¡tremendamente aconsejable, para quien no lo conozca todavía!!)

fecha: 27/08/2011

enviado por: javier

desde: ponferrada

Momentos antes de aterrizar, los cuatro tripulantes del Turquesa disfrutamos por unos instantes de la sensación que el aparato iba a realizar un amerizaje al ver el agua casi al ras de la ventanilla. El sordo contacto de las ruedas del avión con la pista del aeropuerto de Preveza nos despertó de la ensoñación. Por estribor se podía ver la isla de Lefkada e insinuarse el canal entre ésta y el continente. Era el camino por donde horas después habríamos de iniciar nuestro periplo naútico.

Los cuatro veníamos de una prolongada escala en un norte frío y brumoso y fuimos recibidos por el Jónico con una mañana esplendorosa que nos arrojó al rostro una bocanada de aire cálido y húmedo. Tras solventar con aporte pecuniario no previsto la inesperada huelga de taxis, mediante el alquiler de un coche, llegamos a la marina de Lefkada donde Felipe nos esperaba ya bien provisto de cigarrillos para una singladura de siete días. Aprovechamos la disponibilidad de vehículo para desplazarnos, los chicos y el capitán, a un supermercado con el fin de realizar una compra de avituallamiento del buque. Cuidamos sobre todo que no faltasen anchoas para las ensaladas y agua con gas, muy propicia para facilitar las digestiones. Después de una comida que no incluyó la apropiada ración de anchoas, zarpamos rumbo SE a descubrir los mares de Itaca, acompañados de gran emoción y del perenne canto de las cigarras.

El viaje fue venturoso, como no podía ser menos llevando como guía a Felipe, maestro en el arte de vivir y en el arte de marear. Tambien fue algo aventurado… quizá por lo de embarcar en martes.

Como ya estaba previsto de antemano por nuestro sabio capitán, el jueves el odre de Eolo dejó escapar vientos de hasta 40 nudos, lo que aprovechamos para hacer un día de tierra y visitar Itaca. Roethis ofició de taxista – guía, además de cordial acompañante y nos mostró su patria con orgullo. La visita al monasterio de Panaghia Catharon incluyó la colocación de cuatro velas “per cápita” a la Madonna, acto devoto que no fue suficiente para calmar las maldades y caprichos de los dioses del Olimpo y así al dia siguiente, en el puerto de Fiskardo, yendo a amarrar el chimpín (bote auxiliar) y quizá como consecuencia de un inesperado golpe de mar, el segundo de a bordo sufrió una luxación del hombro derecho. La hospitalidad, que los isleños jónicos se toman como deber sagrado, hizo que pronto fuesen advertidos los servicios sanitarios de emergencia a fin de trasladar al paciente al hospital de Argóstoli. Felipe hizo uso de su encanto natural y conocimiento del alma mediterránea para lograr que en la ambulancia donde en principio solo podía viajar un acompañante, finalmente viajásemos los cuatro tripulantes del Turquesa, quienes pudimos comprobar por nosotros mismos que en la escarpada isla de Cefalonia un traslado urgente en ambulancia depara muchas mas emociones que la navegación por sus costas, aún con vientos desatados.

El resto de la singladura discurrió de forma feliz y placentera por las islas de Kalamós y Meganisi, siendo en todo momento vigiladas nuestras travesías por la permanente Atokos. Disfrutamos del mar, la luz, el viento y las cenas en las tabernas.

fecha: 28/08/2011

enviado por: maresdeitaca

desde: coruña

Hola Javier,

muchas gracias por tu estupendo relato, que me ha servido también de estímulo para actualizar la bitácora y la web en general.

Espero que volvamos a encontrarnos pronto. Recibe un fuerte abrazo.

fecha: septiembre 2011

enviado por: maresdeitaca

desde: coruña

epílogo transitorio

Círculos. Esferas. Bucles. Movimientos que nos arrojan a la salida desde la meta con la obstinación de las mareas. De las órbitas. De la respiración. De la vida.

¿Qué nos queda de este mar? Existen múltiples ideas sobre el Mediterráneo. Unas evocan un contrapunto a la Europa atlántica y continental, aquella de cielos grises, lluvias largas, recios fríos; y también fabril, escrupulosa, obsesiva con la eficiencia. Por tanto a esta idea de oposición pertenecen los azules, los ocres, los blancos cegadores, el verde plateado, y también el pardo; la sequía estival y la sensualidad de las noches; la indolencia de los isleños, la dulce pereza y un depurado gusto por el caos.

Otras lo fijan a un pasado sublime, pleno en sabiduría; prohombres en la filosofía, en las artes, en saberes obsoletos o eternos según quien los juzgue. En esta esfera del pensamiento encontramos también los espacios ruinosos o recintos arqueológicos: templos y burdeles, iglesias y teatros, palacios y cloacas. Todos ellos adornados de mensajes cifrados cuya interpretación promete un mayor grado de sabiduría. Este Mediterráneo, llamémosle histórico o literario, conjuga la épica y las emociones de ambos argumentos. Homero, Safo o Heródoto. Goethe o Stendhal. Byron. Kavafis, Durrel, Elytis, Lawrence, Miller... moldean con sus palabras la visión idealizada de este espacio marino que muchos nos esforzamos en perseguir. Inútilmente. Ese mundo ya no existe. El turismo de masas succiona el alma de aquellos lugares mientras los mercaderes se enriquecen reconstruyendo espacios temáticos, templos del consumo más despiadado que imitan grotescamente, como caretas de carnaval, la piel con plástico, la piedra con cemento, el acto de fe con un eslogan publicitario. Con suerte y perseverancia, si te alejas lo suficiente, alcanzas a escuchar los ecos de sus ecos.

En las aguas del Mediterráneo flotan navegantes solitarios. He conocido a algunos de ellos. Si tiendes a preguntarte por los motivos que han llevado a un hombre a recluirse solo en su barco, reprime tu curiosidad y ahorra tus palabras porque ellos esquivarán tus preguntas con respuestas sin valor, o interpondrán el silencio. Observa sus gestos, el rumbo de las arrugas que se han marcado en su piel, la dirección de su mirada y la frecuencia con que la modifican. Escucha también lo que no dicen sus palabras. Mejor aún, sus silencios; la cadencia, el tono y volumen de éstos. Ignora su aspecto exterior, el desaliño de su vestimenta gastada, la piel oscurecida, los tatuajes o pendientes, pues todos estos detalles ninguna información te proporcionarán. Comprenderás, si prestas la debida atención, que la mayoría, aunque solo unos pocos son conscientes de ello, huyen. Unos de sus certezas, otros de sus pesadillas, casi todos de sí mismos. ¿Cuánto hay de miedo y cuánto de deseo en esta huida? No he reconocido en ninguno de ellos los síntomas con los que describimos los estados felices, o si lo preferís cierta paz de espíritu. La mayoría nutre con su abandono la vanidad que desmiente al asceta. Pero pocos perciben la contradicción. Los más perseveran inconscientemente, y en este proceso continúan acumulando aquello de lo que creían huir.

Preferible es que te preguntes a ti mismo por las razones que te llevaron al mar. Las razones de tu huida. ¿De dónde surgieron tus temores? ¿Qué esperabas? “Troca la nostalgia en voluntad, la voluntad en destino” es un viejo dicho que se escuchaba a lo largo y ancho del Mediterráneo, y que ha llevado a confundir el coraje de la acción con el valor de los resultados. Evita pues el desconcierto del viejo marino que con tenacidad y valentía sobrevive al temporal, pero que arriba a un puerto que no deseaba visitar. Elude precipitar la partida; calcula bien tu derrota; revisa y equipa tu nave; elige con rigor tus compañeros de tripulación; atiende a las fechas propicias.

Círculos. Esferas. Bucles. Movimientos que nos arrojan a la salida desde la meta con la obstinación de las mareas. De las órbitas. De la respiración. De la vida.

Liberarse de la inmediatez y adquirir perspectiva. Ya no de uno mismo, sino del mundo que te rodea. De tu casa. De las obligaciones inaplazables, los compromisos necesarios, la apremiante actualidad. Presencias que se desvanecen en el mar. Fuegos de artificio que se apagan en cualquier amanecer mediterráneo. Dice Argullol: “La eficacia del mar o del desierto es que están vacíos de hombres. Es una eficacia terapéutica, pues así curamos las heridas que nos causa el roce continuo de lo humano”

Navegar a vela por el Mediterráneo ha sido un medio más que un fin en sí mismo. Una forma de viajar que se inspiraba en una idea de libertad. La libertad del nómada que lleva su casa a cuestas, o en este caso la casa que le transporta libremente a él. Te gusta, te quedas. Te disgusta, te vas. Así de simple. Así de eficaz. Los destinos a los que arrumbas son decididos por tus ensoñaciones más placenteras. No habrá prisas, piensas, y en tu mente se entremezclan imágenes de islas, pequeños puertos pintorescos, fondeaderos solitarios. Tu única prisa es por dejar de tenerla. ¿Cuánto hay de cierto en estos propósitos?

Deseabas experiencias y conocimiento. He aprendido a contemplar mi propia existencia con mayor humildad. La naturaleza y la soledad recortan el horizonte de tus propios límites. Una noche estrellada dimensiona correctamente la imagen de ti mismo. La aplasta. La reduce. La empequeñece. La exprime. Y si no quieres que esa última imagen de ti mismo que se proyecta en los astros desparezca en la oscuridad, debes soltar toneladas de lastre del ingente tanque de tu vanidad. Comprender que entre la ligereza de un átomo y la levedad de tu existencia, la diferencia es inapreciable. Que tus palabras, tus acciones, tus pensamientos, tus sentimientos, todo aquello que crees que te conforma, se desvanece ante la embestida de la primera ráfaga de viento. Violentamente. O como la esfera de mar y cielo, de límites vaporosos y ondulaciones acuosas en las que tu conciencia se disuelve. Lentamente.

Es este un proceso purificador en el que renaces una vez más. Quizás hayas mejorado; un poco al menos en la facultad de medir el peso de tu ego. Quizás no.

Círculos. Esferas. Bucles. Movimientos que nos arrojan a la salida desde la meta con la obstinación de las mareas. De las órbitas. De la respiración. De la vida.

Recuerdas una vez más que lo que importa son las personas. Tu gente.

Círculos. Esferas. Bucles. Movimientos que ...

fecha: junio 2015

enviado por: maresdeitaca

desde: coruña

Después de tres años navegando en Galicia, el Turquesa siente nostalgia de las grandes travesías y pide más mar... Han sido tres veranos de mares gallegos. No me canso de insistir en ello; junto a las Islas Baleares no hay otra zona en toda la península que se pueda comparar a las Rías gallegas como zona de navegación. Y aunque hasta la fecha sea una batalla perdida -cómo se echa en falta una buena campaña de comunicación sobre las bondades de la navegación en las rías-, es necesario proclamar bien alto que la costa gallega es única en la península ibérica: rías bien protegidas de la fuerza del océano, navegables todo el año excepto en contadas ocasiones; vientos regulares y predecibles; cientos de fondeaderos seguros; puertos pesqueros y puertos deportivos con instalaciones de primer nivel; paisaje maravilloso; la cultura del mar presente en cada pueblo de la costa; riqueza ornitológica y presencia abundante de cetáceos; y además, como dice mi amigo Gerardo, "este mar huele a parrocha". Sí, el agua está fresca... Pero ya sabemos que la felicidad nunca es completa...

Como acabo de decir, después de tres veranos en este paraiso gallego, el Turquesa quería más mar. Y se lo vamos a dar.

Zarpamos para Portugal!

fecha: agosto 2015

enviado por: ernesto

desde: canarias

Buenos días Felipe,

me alegro que el trayecto de vuelta hasta tu casa, Coruña, haya sido tranquilo y en buena compañaía. Por supuesto que me hubiera gustado hacer la travesía. Y gracias a ti por acogernos en tu casa "El Turquesa" y dejar que disfrutemos del mar todos juntos. Lo hemos pasado maravillosamente bien. Espero que nos veamos en tu próxima singladura.

Un fuerte abrazo de Luli, Ernesto, Rebe y Robert